Homenaje a Nadia Vera

(Extracto de la ópera Marea Roja)
 
Nadia, mi niña de azúcar
Voz de huracán para los justos
Resistes en lo oscuro del mar
Voz  que denuncia  a los tiranos…
 
Niña de azúcar/ corazón de guerrera…
De voz ronca/ con un caracol sereno en la garganta…
 
No hay retrato que dibuje a  una niña llena de sueños
No hay espejo que  refleje a un corazón con tal resplandor
No existe fotografía que nos devuelva tu risa que tanto extrañamos…
 
Regresa a perseguir mariposas en el campo
Busca tu reflejo en el río y conviértete en flor
sigue colmando nuestro mundo de encanto…
 
Tu risa, inagotable como el mar
No hay vendaval que opaque tu risa en sortilegio 
Hoy tu risa te hace eterna como el mar…
 
Tu voz es la voz de los más justos
Tu grito resiste entre las fauces del siniestro
eco dignísimo de los vejados...
 
Vuela por encima de este cielo rojo
Que la sangre no manche tus alas blancas
Vuela donde no te alcance la ira del asesino…
 
Te llevas nuestros corazones rotos a tu eterna casa de azúcar
Te llevas el último grito de justicia a tu casa de mar…
 
Niña, salta a la luz
salta a tu bosque de niebla
Conviértete en Quetzal azul
Corazón de ámbar ilumina la noche
Hazme soñar que la justicia existe
Niña de caña dulce siembra esperanzas
Corre descalza detrás de las mariposas
 
Niña, haznos soñar con el mejor mundo posible
Que tu cabeza de río hasta el mar te lleve
Danza entre olas  hasta que te hagas eterna
En nuestro recuerdo permaneces perenne
Nunca te olvidaremos niña de caña eterna
En nuestro recuerdo permaneces constante
Nunca te olvidaremos niña de azúcar de caña eterna
 
Alejandro Román Bahena

Notas de Arturo Valenzuela

Sexteto vocal femenino

TUÚMBEN PAAX

X aniversario

(Notas de Arturo Valenzuela)

Mi participación como director del Sexteto vocal femenino Tuúmben Paax, se extendió de noviembre de 2006 a septiembre de 2008, es decir, por casi dos años. En 2006, la maestra Lucía Olmos Luna, fundadora de la agrupación, me buscó con motivo de una de mis obras corales, que había localizado en la biblioteca de Fomento Musical; a partir de ahí surgió la colaboración con la agrupación, tanto como compositor, como director.

El primer concierto que tuve con el sexteto, fue el 23 de noviembre de 2006, en el Centro Cultural José Martí, junto a la Alameda. Ahí presentamos el programa Contemporaneidad: México, su música y su voz, con obras de Galindo, Álvarez del Toro, Zapata, Jorge Córdoba y de mi autoría. En esa ocasión el grupo estrenó una pieza de Zapata (Olvida), y la versión para sexteto femenino de una obra mía: Tríptico de las Barcas. Las integrantes del sexteto en ese concierto fueron: Lucía Olmos, Adriana Barquín, Priscila García, Lidia Calderón de la Barca, Carmina Escobar y Denise Flores.

A partir de ahí, colaboré en numerosos conciertos con el grupo, los cuales se llevaron a cabo en diversas sedes capitalinas (Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, Auditorio Blas Galindo del CENART, Centro cultural José Martí, ExTemplo de San Jerónimo, Teatro el Galeón, Instituto Mexicano de la Radio, etc.), así como en diversos recintos en las ciudades de Querétaro, Puebla, Xalapa, Tlaxcala, Monterrey y Morelia.

Creo que durante esos dos años el grupo se fue consolidando, adquiriendo personalidad propia y sentando las bases para el importante despliegue que ha tenido posteriormente. En cuanto a los repertorios trabajados en aquel entonces, hubo tres líneas principales: la música contemporánea mexicana (razón primordial del grupo), la música contemporánea internacional, y algo de música antigua (Hildegard von Bingen, Libre Vermell, Cancionero de Palacio, Monteverdi, etc.); esto último quizá como una gentil concesión del grupo ante mis gustos personales.

Colaborar con Tuúmben Paax fue para mi algo extraordinario por varios motivos. En primer lugar, considero un honor haber trabajado al lado de jóvenes tan talentosas y comprometidas con ese proyecto artístico, y aquí resalto el papel primordial de la fundadora y creadora del concepto del grupo: Lucía Olmos Luna. En segundo término, el apoyar la música nueva, especialmente de nuestro país, fue algo muy satisfactorio (como ejemplo, me viene a la memoria una obra interesante y sumamente difícil, que estrenamos en el Auditorio Blas Galindo y posteriormente presentamos en el ExTemplo de San Jerónimo; me refiero a Hipnósfera, de Eric Pérez Segura). Finalmente, el trabajo con el grupo me dio la oportunidad de continuar con mi labor como director y compositor, cosa que siempre agradeceré enormemente.

Respecto al desarrollo que ha tenido el grupo, considero que siempre ha ido in crescendo. Por mencionar sólo algunos hitos, recuerdo la presentación de su disco Ríos de Evolución, cuando participaba con el grupo el maestro Samuel Pascoe, y posteriormente la época de expansión al extranjero bajo la dirección del maestro Jorge Córdoba, con la visita del grupo a países de Sudamérica, Europa y el lejano Oriente, así como la obtención de importantes galardones en Japón e Italia. Actualmente, bajo la dirección artística del maestro Jorge Cózatl, realizan un excelente y minucioso trabajo, en donde destaca la participación del sexteto en la clase magistral y concierto que ofrecieron los King’s Singers en noviembre de 2015 en nuestro país, entre otras variadas actividades.

En vista de todo esto, felicito calurosamente al sexteto Tuúmben Paax y a todas las personas que han pertenecido a él a lo largo del tiempo, por estos primeros diez años de realizar con pasión una labor tan necesaria e importante en el ambiente artístico mexicano. Un abrazo.

Arturo Valenzuela

FaLang translation system by Faboba